1.10.10

Odio pelear, pero lo odio en serio. Ahora entiendo más otras cosas. Yo cuando discutía con mi ex, cortaba el teléfono y me dormía. No me afectaba. No era de mala que lo hacía, ni porque no lo quisiera tampoco, pero no me afectaba. Me da lástima por él, aunque como siempre digo no hay que tener lástima de las personas, pero me siento mala yo, ahora puedo sentir todo el dolor que me hacía sentir él, porque siento con vos que estoy en su lugar. ¿Te gusta pelear o qué? Porque no entiendo... Se ve que estoy malacostumbrada, como me dijiste vos, a que den mucho por mí... Porque siempre hicieron cualquier cosa que quisiera. Y ayer discutimos y tenía ganas de verte hoy, porque después de pelear siento como esa necesidad de reconfirmar todo, que me pasa cuando te veo. Y tu respuesta es un: "Estoy cansado". ME HACE MAL. Y por una parte entiendo que vos no entiendas el mal que me hace, porque yo no lo entendía, pero por otra me hace todavía peor, porque confirmo que lo que siento yo por vos no se compara, y que a vos eso te da lo mismo. Todavía no entiendo de qué tengo que estar agradecida, como me dijiste ayer.
Y ojalá no se te ocurra entrar a mi blog y leer esto, porque más peleas te juro que no quiero, no quiero que te siga resbalando mientras que a mí me parte mal.

22.9.10

Menos mal que no es plural.

Lo que me espera... Por favor, tranquilo. Te amo, perdón. Voy a estar más atenta, lo prometo. Sos mi vida, y lo vas a ser siempre. De eso no tengo dudas.

11.8.10

A cada beso caía una estrella
cada arañazo calmaba el dolor...
Cuando me acuerdo de ella,
levanto mi vaso y brindo
a donde quiera que estés
por nuestra canción...

8.8.10

Cuestiones

A veces hablar con personas que nunca hablás permite un aprendizaje mucho más profundo que el que quizás creés que podés adquirir de amigos o familiares. Hablar con alguien que no conocés está bueno porque te desquitás, podés contar todo de vos o nada, podés mentir, podés inventar, podés exagerar. Total no te conoce. Total quizás sea la única vez en tu vida que hables. Total al otro qué le importa si le mentís o le decís la verdad. A veces me agarran esos mambos y empiezo a decir cualquier cosa, a inventar historias de vida, a ser alguien que quizás no soy, ¿o sí soy?... Si lo estoy diciendo, es porque en realidad en alguna parte de mí sí soy esa persona, pero yo sigo pensando que la sociedad impone barreras que no le permiten al ser humano expresarse libremente y ser quién realmente uno es. Es todo inconsciente, no es que uno dice "no puedo ser yo", sino que simplemente uno no es. 
Pasamos la vida intentando demostrar, intentando querer ser quien en realidad no somos, es muy difícil llegar al punto en el cual no importa qué piensen los demás... Porque en realidad importa, en realidad la felicidad pasa inevitablemente por qué piensa el resto. Admiro a aquéllas personas que sinceramente les importa nada lo que el resto piense, las admiro si es que existen, porque para mí es prácticamente imposible. A ese punto se llega con una cuota de locura, locura en serio. Sino, es imposible. Nuestra conciencia no nos deja. 
El punto, o el grano podría decir del tema, es que ayer aprendí a conocer a alguien. Esas personas que las ves y decís: "Es feliz". Yo veía a este chico y decía, no le falta nada! Pero ayer hablando descubrí que no era así... Descubrí que nadie, pero nadie, es perfecto, que nadie tiene la felicidad completa, que la felicidad completa no existe y que por eso, hay que aprender a vivir con no solo los errores, sino las cosas que provocan infelicidad. Porque es una realidad, siempre habrá cosas que no nos gusten, que nos provoquen un sentimiento raro, un vacío, algo que en realidad no nos llene por completo. Tenemos que luchar por encontrarlo y evitarlo, borrarlo. Por encontrar eso que no nos hace feliz. Pero debemos saber que al encontrarlo y de a poco ir eliminándolo aparecerá otra cosa, porque la felicidad completa no existe. El objetivo así de nuestra vida debe ser querer acercarnos lo más posible a lo que se llama felicidad, y creo que eso se logra simplemente aceptando que no existe. Y además con unos principios básicos:
  • Enamorate primero de vos mismo para que los demás puedan hacerlo.
  • Creéte hermoso, para que los demás vean la hermosura en vos.
  • Sé humilde, porque creérse hermoso significa eso, creerlo. No demostrarlo.
El que quiere demostrar constantemente que es hermoso es porque no lo cree realmente. El complejo de superioridad aparece con el sentimiento de inferioridad.

7.8.10

Y si te como a besos,
tal vez
la noche sea más corta,
no lo se.

Hace mucho que no escribo acá, pero creo que también es una cuestión de poca necesidad. El blog es un espacio de descarga, supongo. Ante una falta, una carencia, aparece ese sentimiento de querer llenar el vacío de algún modo. El blog. Una entrada puede desahogar muchas penas. 
Estoy con varicela, quizás es eso lo que me lleva hoy a mí a postear una entrada. Y la verdad es que estaba mirando la tele a la tarde, el programa este que cocinan, que está Zaira Nara (no se bien cómo se escribe), y fue la tal Coki que ahora está con Tinelli (que de hecho me cae bien ella, no sé porque dado que a Marcelo mucho no lo soporto), y pusieron el tema del principio de la entrada y quería postearlo en algún lado. 
No escribo más porque está horrible el post. Ya perdí la costumbre. Solo digo que estos dos días, a pesar de la varicela, fueron hermosos.

3.6.10

Argentina

Cada vez que recuerdo mi viaje a Europa, saco nuevas conclusiones. Las experiencias son miles, pero la inserción dentro de una cultura que difiere de la natal en abundantes aspectos es la fuente de mayor enriquecimiento. Vivir con una familia durante un mes y adaptarme a esa forma, contrariamente a lo que muchos pueden pensar, no me costó nada. No quiero decir que a nadie le cueste, de hecho éramos 32 Argentinos (con mayúscula) en medio de Inglaterra, y al hacer el balance general, la primer semana fue la más lenta para la mayoría. O yo diría: fue la menos rápida. Cabe la aclaración que el 100% de los Argentinos disfrutamos al máximo nuestra estadía.
Lo curioso de todo ésto, es que la primer semana fue la menos rápida pero las demás pasaron volando. Yo pienso: ¿tardamos una semana en adaptarnos a otra cultura?, me parece bastante poco. Entonces me puse a pensar en qué radican las diferencias de cultura. Me puse a pensar los motivos por los que allá vivíamos tan felices. Me puse a pensar que en un mes, 32 personas no afrontaron ni un conflicto serio. Ni uno. Increíble, pero cierto. Me puse a pensar si la razón era la cena a las 6 pm, el colegio durante sólo 3 horas, la didáctica (métodos y procesos de enseñanza-aprendizaje con el objeto de obtener la mejor formación intelectual) de los profesores (que por cierto es muy distinta a la de acá), el no tener que esperar 1 hora al colectivo porque sabíamos exactamente cuándo pasaba (sí, si el papelito decía 3.37 y el colectivo llegaba 3.35 tenía la obligación de esperar dos minutos. Y rara vez llegaba tarde. Muy rara) o mismo la limpieza de ellos, la voz inglesa en la estación de subte: This is Oxford Circus, the next station is: Piccadilly Circus. Two minutes until the next train, las indicaciones exactas de los mapas y carteles para llegar a algún lugar, la falta de basura en las calles, que a los autos no se les permita el humo negro, o que cada casa tenga en su puerta tres tachos de diferentes para un posterior reciclaje y que para cada uno de sus habitantes sea lo más normal discriminar la basura respetando esos colores. Llegué a una conclusión: la sociedad impone a los individuos la forma en la que deben actuar. La sociedad impone la cultura. Y me sorprendió (o no tanto) cómo automáticamente, los 32 Argentinos actuamos, después de una semana, como actúan ellos. Sino, hubiésemos quedado excluidos. Cuando un nene nace allá, crece sabiendo que los papeles no se tiran al suelo; sabiendo que el plástico se tira en el tacho gris; sabiendo que se cruza por la senda peatonal, sino le cobran multa, sabiendo que el profesor lo único que quiere es formarlo intelectualmente, por lo que lo respeta; sabiendo que su auto no podrá estar en malas condiciones, sabiendo que tiene derecho a protestar si el subte no pasa a la hora prevista, sabiendo que es tenido en cuenta. Y nosotros, allá, sabíamos todo eso. Sabíamos que no se tiraban papeles al suelo, que el plástico iba al tacho gris, que se cruzaba por la senda, que el profesor dedicaba horas a nosotros fuera del aula, que el subte y el colectivo llegaban a horario. Sabíamos cómo debíamos comportarnos, porque la sociedad nos lo había enseñado. En una semana.
El cuestionamiento que me queda aún hoy, la duda que espero algún día me quite, es por qué si 32 argentinos en una semana pudimos por un mes cambiar nuestra cultura para contribuir con la sociedad y no ser tan egoístas (porque al cruzar por el medio de la calle, pasar el semáforo en rojo o tirar el papelito a la calle estamos siendo egoístas, pensando en que es lo más práctico y no pensando en que perjudicamos a nuestro barrio, a nuestra sociedad,  a nuestra cultura y a la formación de las próximas generaciones, a nuestro país), ¿por qué si 32 argentinos pudimos, no podemos 40 millones? Creo que debemos dejar de lado los paradigmas y darnos cuenta que el cambio sí es posible. Concientización. ¿Es realmente posible?

25.5.10

Argentina

¿Qué juramos, el 25 de mayo de 1810, arrodillados en el piso de ladrillos del Cabildo? ¿Qué juramos, arrodillados en el piso de ladrillos de la sala capitular del Cabildo, las cabezas gachas, la mano de uno sobre el hombro de otro? ¿Qué juré yo, de rodillas en la sala capitular del Cabildo, la mano en el hombro de Saavedra, y la mano de Saavedra sobre los Evangelios, y los Evangelios sobre un sitial cubierto por un mantel blanco y espeso?

¿Qué juré yo en ese día oscuro y ventoso, de rodillas en la sala capitular del Cabildo, la chaqueta abrochada y la cabeza gacha, y bajo la chaqueta abrochada, dos pistolas cargadas? ¿Qué juré yo, de rodillas sobre los ladrillos del piso de la sala capitular del Cabildo, a la luz de velones y candiles, la mano sobre el hombro de Saavedra, la chaqueta abrochada, las pistolas cargadas bajo la chaqueta abrochada, la mano de Belgrano sobre mi hombro?

¿Qué juramos Saavedra, Belgrano, yo, Paso y Moreno, Moreno, allá, el último de la fila viboreante de hombres arrodillados en el piso de ladrillos de la sala capitular del Cabildo, la mano de Moreno, pequeña, pálida, de niño, sobre el hombro de Paso, la cara lunar, blanca, fosforescente, caída sobre el pecho, las pistolas cargadas en los bolsillos de su chaqueta, inmóvil como un ídolo, lejos de la luz de velones y candiles, lejos del crucifijo y los Santos Evangelios que reposaban sobre el sitial guarnecido por un mantel blanco y espeso?

¿Qué juró Moreno, allí, el último en la fila viboreante de hombres arrodillados, Moreno, que estuvo, frío e indomable, detrás de French y Beruti, y los llevó, insomnes, con su voz suave, apenas un silbido filoso y continuo, a un mundo de sueño, y French y Beruti, que ya no descenderían de ese mundo de sueño, armaron a los que, apostados frente al Cabildo, esperaron, como nosotros, los arrodillados, el contragolpe monárquico para aplastarlo o morir en el entrevero?

Fragmento de Andrés Rivera en "La revolución es un sueño eterno".

21.5.10

Y hoy resulta que ayer
la princesa se hizo REINA.




Tómame y vamos, que la vida es un goce
es normal que le temas a lo que no conoces.
Quiero verte VOLAR.

1.5.10

Bárbara

Quiero a la Florencia Speroni de antes, la que se reía de todo, la que gastaba mucha plata en alcohol sin importarle nada, la que hablaba con todos los chicos en los boliches y se complotaba conmigo para inventar historias que realmente tenían un 0,1% grado de credibilidad (sí, como las posibilidades según Castillo de ganarle a Vélez), la que estaba siempre con una sonrisa en la cara...
Te quiero así, como sos vos, sin hacerte problema por nada y evitando los asuntos que no valen la pena, simplificando en vez de agrandar, positivizando si es que la palabra existe... te quiero así: BÁRBARA.
Más allá de eso, siempre voy a estar con vos amiga. Sabes que te quiero, ¿no?
Hoy vas a ser la de antes Florencia, ¿Sí?

23.4.10

21.4.10

Only exception

No se porque hoy me acordé de un mensaje en el que me dijiste: Tengo todo el tiempo del mundo para que algún día podamos ser algo más de lo que somos. Y con esas palabras me gustaste aún más.
No se porque escribo lo siguiente, y no se si debería hacerlo acá, pero visto y considerando que es un espacio bastante secreto... en fin... dije que no soporto los te amo rápidos. De diciembre a ahora, ¿es muy rápido?

.

18.4.10

Triunfador vs. perdedor

El triunfador siempre es parte de la solucion,
el perdedor siempre es parte del problema.
El triunfador siempre tiene un motivo,
el perdedor siempre tiene una excusa.
El triunfador dice: dejame hacerlo por ti,
el perdedor dice: esto no es parte de mi trabajo.
El triunfador encuentra una solucion a cada problema,
el perdedor encuentra un problema a cada solucion.
El perdedor no ve rosas sin espinas,
el triunfador no ve espinas sin rosas.
el triunfador dice: Podra ser dificil, pero es posible.
El perdedor dice: Podra ser posible, pero es demasiado dificil.

.

TEVE

Por fin tengo tele en la habitación. No se si es bueno o malo, no se si es verdad que ahora voy a estar incluso más tiempo del que ya pasaba encerrada en mi habitación, entre la notebook, la tele y el celular... Mi habitación es mi mundo.
De paso, la ordené y cambié el lugar de algunas cosas, tiré cosas viejas... y quedó linda. Igual mi cama sigue siendo demasiado grande para mí sola, yo lo quiero a él acá conmigo.

En cuanto al Fortín, digo una sola cosa: a pensar en la Libertadores.


.

16.4.10

Tía

¡Juan Pablo quiero un sobrino!
¿Y no le pediste a tu hermana?
Sí, y me dijo que ella también. Y yo le dije: bueno. Y me dijo: ¡Florencia, no hagas boludeces eh!
Bueno, si querés yo te dejo que Felipao sea tu sobrino también.
¿En serio?
Sí, amor.




AAAAAAAY como me encantás

.

15.4.10

Fortin de mi vida

"TAC, TAC, TAC, TAC... Así juega el equipo de Ricardo Gareca"

13.4.10

Fusión de belleza

¿Por qué me gustas tanto tanto tanto tanto tanto? ¿Me explicás?
Pará de ser tan caprichosito lindo, que yo te quiero más.

.

12.4.10

Esperándome

A veces me pregunto cuál es el motivo de nuestra espera. La impaciencia es una utopía, caso contrario ya estaríamos psicotizados. Desde que nacemos, esperamos que mamá nos de la mamadera, esperamos que el abuelo nos compre el caramelo, esperamos que termine el día para ir a jugar a lo de mi amiguita, esperamos empezar la primaria, esperamos aprender a leer y escribir, esperamos el momento en que podamos leer nosotros mismos nuestro primer libro, esperamos ser como los del patio grande, esperamos tener el buzo de colores en séptimo, esperamos la secundaria -donde nos sentimos RE grandes-, esperamos la primera vez que nos dejan ir a matinee, esperamos el primer beso, esperamos pasar tercer año -que dicen que es el más difícil-, esperamos el fin de semana para nuestras primeras salidas de noche, esperamos que pase la época de pruebas, esperamos los feriados, esperamos las vacaciones de invierno, esperamos que llegue la fecha de ese recital, esperamos los buzos, el último año, Bariloche, esperamos el diploma, esperamos empezar la universidad, esperamos nuestro primer trabajo...
Y espero seguir teniendo la paciencia para, poco a poco, seguir alcanzando todo lo que espero.

.

A lo cubano

Hay personas que a uno no le mueven mucho el piso, por más esfuerzo que haga. Hay momentos de la vida en los que uno no quiere determinadas cosas, y pueden moverse cielo y tierra para que uno cambie de parecer, pero si la posición es firme, nadie logrará esa transformación en el juicio propio. Sin embargo, hay personas que por más que no puedan lograr eso, aún intentándolo perseverantemente, pueden lograr otras. Ayer, hablando con una de esas personas -la cual me saca una sonrisa seguido, vale la aclaración-, me di cuenta de algo que me dio mucha bronca:
No se nada de la Revolución Cubana.

.

10.4.10

CSyD Glorias Argentinas VS. CASLA

Cueeeeervoooooo, no rompas las pelooooooooooootaaaaas,
vos no tenés los hueeeevos que tienen las del Gloooooooorias!

.

Qué Noche Teté

KA LA MA TA!

.

8.4.10

Vélez Sársfield

DALE FORTÍN,

¿No leíste que me gusta ganar?
¡Bar ya cerró el msn!

.

Extraño

Ir a Tenis Point y que Román me haga reír.
La pre-temporada en la quinta.
Las charlas con Maia.
Mar del Plata con las chicas.
A Josie, Dante, Tía Cindy y Tío Vicente.
Tener la cabeza en blanco
Ir a bailar con Bar.
A Ro.
A JP.
Ir a la cancha a ver ganar al Fortín.
Inglaterra

.

7.4.10

Me gusta

Me gusta que mamá se levante todas las mañanas a hacerme el desayuno.
Me gusta que Bar venga a dormir a casa y quedarnos toda la noche hablando de todo.
Me gusta que JP tenga mensajes ilimitados.
Me gustan sus besos, mucho.
Me gusta estar en los actos del colegio.
Me gusta ayudar a la gente.
Me gusta escuchar la radio.
Me gusta que me diga bombón.
Me gusta tener registro y manejar.
Me gusta leer.
Me gusta cuando JP se desubica y al toque me dice: perdón.
Me gusta mucho ir a bailar con las chicas.
Me gustan Las Pastillas del Abuelo.
Me gusta que me cuenten chistes.
Me gusta la personalidad de JP.
Me gusta el nombre Cristiano.
Me gusta ser de Vélez.
Me gusta hablar por teléfono con él.
Me gusta jugar al voley.
Me gusta el Glorias.
Me gusta salir con las chicas del club.
Me gusta que voy a empezar portugués.
Me gusta el inglés.
Me gusta mi buzo de egresados.
Me gusta llevarme mejor con Vicky.
Me gusta cuando mamá me deja hacer cosas sin decirme nada.
Me gustan las uñas pintadas.
Me gusta como le queda la gorrita.
Me gusta que haya venido a Mardel.
Me gusta abrazarlo.
Me gusta hablar con él.
Me gusta tener idea de qué quiero para mi futuro.
Me gusta que este año sea el mundial.
Me gusta que con Laly pensemos diferente y nos llevemos tan bien.
Me gusta el capitalismo.
Me gusta creer.
Me gusta que venga Maty a bailar.
Me gusta que no me importe nadie más que JP.
Me gusta que voy a poder tener el auto unos días.
Me gusta pensar que algún día voy a tener más tiempo para hacer lo que quiera.
Me gusta hacer las cosas hasta el final.
Me gusta perseverar.
Me gusta ganar.
Me gusta que sub18 vaya invicto.
Me gusta el equipo de sub18.
Me gusta el armado de Anto.
Me gustan los chistes de Lu.
Me gusta que me haya vuelto a hablar.
Me gusta hablar con Romita.
Me gusta el día y la noche.
Me gusta soñar.
Me gusta luchar.
Me gusta proponerme algo y alcanzarlo.
Me gustas vos!

.

Dime si eres feliz

Remontarse al pasado a veces hace bien, hoy me sacaste una sonrisa y una lágrima.
Que estés mal es algo que me rompe el alma. Vos sabés que todavía te quiero.
Te quiero, bien. Sin intenciones. Simplemente te quiero.

.

6.4.10

Pegarle a un maestro

Lo sabe un chico de cuatro años, de salita celeste, que ni siquiera sabe hablar correctamente.

Lo sabe un chico de seis años, que ni siquiera sabe escribir.

Lo sabe un chico de doce años, que desconoce todas las materias que le deparará el secundario.

Lo sabe un adolescente de diecisiete años, aunque sea la edad de las confusiones, la edad en la que nada se sabe con certeza.

Lo saben sus padres.

Lo saben sus abuelos.

Lo sabe el tutor o encargado.

Lo saben los que no tienen estudios completos.

Lo sabe el repetidor.

Lo sabe el de mala conducta.

Lo sabe el que falta siempre.

Lo sabe el rateado.

Lo sabe el bochado.

Lo sabe hasta un analfabeto.

No se le pega a un maestro.

No se le puede pegar a un maestro.

A los maestros no se les pega.

Lo sabe un chico de cuatro años, de seis, de doce, de diecisiete, lo saben los repetidores, los de mala conducta, los analfabetos, los bochados, sus padres, sus abuelos, cualquiera lo sabe, pero no lo saben algunos gobernadores.

Son unos burros.

No saben lo más primario.

Lo que saben es matar a un maestro.

Lo que saben es tirarles granadas de gas lacrimógeno.

Lo que saben es golpearlos con un palo.

Lo que saben es dispararles balas de goma.

A los maestros.

A maestros.

Lo que no saben es que se puede discutir con un maestro.

Lo que no saben es que se puede estar en desacuerdo con lo que el maestro dice o hace.

Lo que no saben es que un maestro puede tener razón o no tenerla.

Pero no se le puede pegar a un maestro.

No se le pega a un maestro.

A los maestros no se les pega.

Y no lo saben porque son unos burros.

Y si no lo saben que lo aprendan.

Y si les cuesta aprenderlo que lo aprendan igual.

Y si no lo quieren aprender por las buenas, que lo aprendan por las malas.

Que se vuelvan a sus casas y escriban mil veces en sus cuadernos lo que todo el mundo sabe menos ellos, que lo repitan como loros hasta que se les grabe, se les fije en la cabeza, lo reciten de memoria y no se lo olviden por el resto de su vida; ellos y los que los sucedan, ellos y los demás gobernadores, los de ahora, los del año próximo y los sucesores de los sucesores, que aprendan lo que saben los chicos de cuatro años, de seis, de doce, los adolescentes de diecisiete, los rateados, los bochados, los analfabetos, los repetidores, los padres, los abuelos, los tutores o encargados, con o sin estudios completos:

Que no se le pega a un maestro.

No se le puede pegar a un maestro.

No debo pegarle a un maestro.

A los maestros no se les pega.

Sepan, conozcan, interpreten, subrayen, comprendan, resalten, razonen, interioricen, incorporen, adquieran, retengan este concepto, aunque les cueste porque siempre están distraídos, presten atención y métanselo en la cabeza: los maestros son sagrados.

Por Mex Urtizberea
Para LA NACION

.


Si hay algo que realmente no tolero es la falta de importancia que en muchos casos se le atribuye a la educación. Pero el gobierno de un pueblo es el reflejo del mismo, lamentablemente.


Posdata

Hoy me levanté pensando -además de en el koalita hermoso- en la frase "bien parado o en la lona, hay que ser buena persona". O en realidad no se si me levanté pensando en eso, o pensando en que hay que intentar ser mejores personas constantemente y así se me vino a la cabeza la frase. La cuestión es que, en el momento en que somos buenas personas sentimos una satisfacción que no se cambia por nada.

.

5.4.10

Así vivimos - Posmodernidad

La posmodernidad comienza aproximadamente en el año 1950 con la aparición de la TV como suceso clave. A partir de ese momento fue cada vez más común encontrar en cada living de las casas una Televisión. Con ella apareció acentuada una de las características de la era posmoderna: la inmediatez. Los Mass media (medios masivos) son un claro ejemplo de esto: en los noticieros encontramos “noticias de último momento”, las cuales son transmitidas en vivo y en directo por la pantalla, y con las cuales no hay que esperar más a la última edición del diario para poder estar actualizado.

Es habitual encender la televisión y ver avisos publicitarios con el slogan "Llame Ya!" y con tentadoras publicidades. Ofreciendo productos de diversos estilos y resaltando la rapidez y efectividad inmediata de los mismos, venden estratégicamente a una sociedad adicta al consumo. Muchas de sus ofertas se tratan de elementos tales como "cinturón masajeador modelador de cuerpo", "pilates power gym" o "pastillas reductoras de peso", incluyendo descripciones como: "la fórmula maravillosa para un nuevo cuerpo..." o "dele una nueva forma a su cuerpo...", fomentando la idea predominante en nuestra sociedad posmoderna de que la imagen está por sobre cualquier valor espiritual.

En los años ‘80, nace un período llamado New Age (en inglés: nueva era) - de allí el nombre del vino popular con la imagen de la mujer en su etiqueta, el cual se hace eco del estilo de vida adoptado en estos años - con el comienzo de las cirugías estéticas. La importancia del aspecto físico hoy en día supera los límites de la racionalidad, llegando así a puntos extremos como lo son no sólo dichas cirugías, realizadas en exceso y sin control, sino también los tatuajes y piercings que abundan entre los adolescentes - y también los no tan jóvenes -. Asimismo, existe una tendencia a no dar la edad verdadera o a siempre pretender no aparentarla. Aparece además en este ciclo la llamada “cultura light” - con la cual se procura simular una vida más sana y más feliz - y con ella, el llamado por Enrique Rojas “hombre light”, y definido por el mismo autor como “sujeto trivial, ligero, frívolo, que lo acepta todo, pero carece de criterios sólidos. Todo para él es etéreo, leve, volátil, banal, es permisivo”. Bajo la justificación de ‘somos libres’ se realizan cada vez más modificaciones al cuerpo con el simple objetivo de estar más lindo. La pregunta que debemos hacernos es ¿hasta qué punto somos libres? ser libres implica no sólo tener la libertad de realizar lo que queramos, sino también tener la posibilidad de contar con el dinero para hacerlo. ¿O cuando decimos ‘somos libres’ en realidad estamos refiriéndonos a ‘ser propios’? Argumentos como “me hago una cirugía porque yo así puedo sentirme mejor, porque no estoy bien con mi cuerpo” son escuchados a diario. Y seguramente sean verdad. El punto es cómo se pudo llegar a tal extremo de inconformismo. La sociedad impone, muchas veces a través de los medios (sean programas de televisión, publicidades, diarios, revistas; donde encontramos modelos flaquísimas o modelos híper-musculosos) un estereotipo de cuerpo en el que predomina lo que hoy llamamos ‘perfección’. Y esto es lo que lleva a la falta de conformidad con uno mismo y a la necesidad de factores externos para poder sentirnos mejor (aunque nunca sentirnos completamente bien). La estética -conjuntamente con la sociedad- nos lleva a querer ser otro, porque nos aburrimos de nosotros mismos, porque necesitamos estar en constante cambio hasta un punto en que ya no somos más nosotros, somos otro. Juan José Saer en su cuento ‘El que se llora’ relata la historia de un hombre que se sueña llorándose a sí mismo. Está llorando todo lo que no pudo ser, lo que no pudo lograr. Y se llora a sí mismo porque se da cuenta que no logró ser eso que quería ser. Es, como nos pasa a nosotros, un trauma por no alcanzar aquél sueño que tanto quería. Por lo tanto, el deseo de cambio no sólo nos provoca inconformismo con nosotros mismos, sino también al no lograrlo sentimos frustración y profunda tristeza.

En la antigua Grecia, los actores eran llamados hipócritas. Ésto se debía a que, naturalmente, actuando no se mostraban como eran. Actualmente hay una idea común de no mostrarse tal cual uno es. Podemos notarlo por un lado, retomando la idea de no dar la edad que se tiene realmente, y por otro lo encontramos acentuado entre los más jóvenes. Como dice Beatriz Sarlo: “La chica elige el disfraz y luego lo pone, (…) el disfraz es más importante que el cuerpo” #. Lo importante es lo que se usa. Ya no importa la forma del cuerpo de cada uno porque lo fundamental es lo que cada uno ponga sobre el cuerpo. Así también, los disfraces cambian según la ocasión. Sarlo menciona: “Hay cosas que sólo se pueden ver en una discoteca; el vestido de fiesta, en cambio, se podía usar para ir a un teatro o a un casamiento”#. Hay en los adolescentes un estallido de subjetividad: ya no se tienen ideas o convencimientos propios y lo que vale es lo externo. Los jóvenes tienen la necesidad de mostrarse de una forma que no lo son realmente para poder, de una forma u otra; algunas con ropa llamativa y provocativa, otros con un piercing o algún color de pelo inusual, resaltar entre un grupo dentro del cual cada vez se notan menos las diferencias; y a la vez hay cada vez más grupos.

Una actividad usual entre estos grupos es salir de compras. Comprar entre amigos pasó a ser una actividad común, sea por el hecho de que se muestren entre ellos cómo les queda la ropa y elijan entre todos la opción que más convenga; donde predomina una característica fundamental del posmodernismo: la pérdida de la personalidad individual, o simplemente para utilizar el shopping cómo punto de encuentro para una salida. Comprar pasó a ser una actividad de todos los días, hasta un punto en el cual se compra porque sí. Pasó en muchos casos a convertirse en adicción. Ante un ataque de nervios, me voy al shopping y compro. Lo que sea, lo primero que vea que me guste. En este lugar tan frecuentado, encontramos no solo negocios de ropa, sino también otros que venden diferentes tipos de objetos de decoración y hasta un “patio de comidas”. Algunos hasta se unen con supermercados y mercados que venden artículos para el hogar. Así, se convierten en espacios donde encontramos todo en un solo lugar, y no hay que esperar o perder tiempo trasladándose de un lugar a otro, sino que, los shopping son muy efectivos para la tendencia actual a la inmediatez y a tener todo ya. Sarlo los define como “pequeñas ciudades”, y son ellas quienes imponen lo que debemos consumir y cómo lo debemos consumir. Impone modelos que inconscientemente la sociedad quiere seguir, una estética estándar; y es cuando no se logra asemejarse a lo impuesto que se vuelve al sentimiento de inconformismo. Y es también ante el inconformismo que se necesita consumir para poder llegar a la satisfacción que a la vez nunca es total. Queremos tenerlo todo, pero nunca nos ponemos a pensar cuál es en realidad el significado de tenerlo todo. Nunca tenemos todo, pero tampoco tenemos nada; siempre tenemos algo, lo cual no valoramos por estar anhelando algo más. Sarlo menciona también la idea de laberinto en los shopping: hay muchos caminos bifurcados, muchas opciones para elegir, y no se sabe cuál es la correcta. Y aquí volvemos al cuento de Saer “El que se llora”, donde tiene tantas opciones para elegir que no sabe cómo elegirlas, donde lo invade un sentimiento profundo de indecisión e incertidumbre al no entender todo por completo.

Si nos ponemos a pensar en la ubicación de los shopping, están generalmente aislados del centro de la ciudad. Sin ir más lejos, el nuevo DOT BAIRES es un claro ejemplo de ésto. Ingresar a uno de estos lugares muchas veces acentúa la idea posmoderna del individualismo. Cada uno camina por su lado, o con su grupo, pero nunca se relaciona con otros. Se pierde la noción del tiempo, y solo importa el hecho de comprar. En el cuento de Juan Jose Saer “Al abrigo” el protagonista se siente solo en el momento en que lo que lo rodea se cae al no saber hasta qué punto todo es real. Y en los shopping pasa lo mismo. Salimos de la realidad para entrar en otra más cómoda, donde contamos con seguridad, limpieza, iluminación, locales decorados de tal forma que creemos que salimos del mundo en el que vivimos y entramos en uno en el cual nada malo puede sucedernos. Y por eso también entramos en nuestro propio mundo, en el cual no nos involucramos con el otro, contrayendo así menos compromisos. Al encontrar esa comodidad, frecuentamos este lugar de tal forma y tan a menudo que pasó, en la era posmoderna, a reemplazar a los bares, clubes, a
la salida a la plaza.

Salir de compras porque sí no es nada inusual y muchas veces implica comprar objetos a los que luego no se les dé ningún uso. Así encontramos una actividad común en mucha gente: coleccionar. Coleccionar implica juntar elementos semejantes o del mismo tipo. La colección parte de un mecanismo que no es racional, se tienen objetos solo por tenerlos, sin ningún fin: Se junta algo a lo que no se le da utilidad. Sarlo dice: “En la colección las cosas tienen un alma que se enriquece a medida que la colección se enriquece: la vejez es valiosa en la colección” #. La colección produce en el coleccionista la sensación de posesión de objetos que con el tiempo van tomando un valor cada vez mas alto. Pasan a ser objetos hípersignificantes. Y no importa qué tantos objetos coleccione, sino importa el hecho de poder comprarlos y tenerlos. En el cuento ‘Al abrigo’, el protagonista guarda en el altillo billetes, y nadie lo sabe. Está de alguna forma coleccionándolos, y podemos encontrar en ello una manifestación del capitalismo. La base del capitalismo es la acumulación de dinero. Bajo este sistema, se está bien posicionado en la sociedad teniendo dinero. El protagonista así coleccionando dinero siente que puede pertenecer. También, al encontrar el diario íntimo siente nostalgia, y comienza a darle valor a ese objeto, pasa a ser para él un objeto híper-significante y a través de él empieza a comprender muchas características de la sociedad.
En contracara, encontramos a los llamados por Sarlo coleccionistas al revés. Coleccionar al revés incluye un sentimiento de aburrimiento de lo viejo y una adicción al cambio, a lo nuevo, a lo último. “Para el coleccionista al revés, su deseo no tiene objeto que pueda conformarlo, porque siempre habrá otro objeto que lo llame” #. Así, el fin de la colección es simplemente la posesión de los objetos, y una vez adquiridos pasan a perder valor, ya que habrá otro que lo supere y que será el objetivo del coleccionista hasta adquirirlo, momento en el cual nuevamente el objeto perderá su importancia, formando así un círculo sin fin con la constante anhelación de nuevos elementos.

La posmodernidad trajo consigo también cambios en el concepto de familia. Antes el modelo a seguir era claro: la mujer debía casarse y cumplir la función de madre y ama de casa, los estudios terciarios no eran importantes para ella; el hombre trabajaba y mantenía económicamente a su mujer y a sus hijos. Hoy, la llamada “familia posmoderna” difiere ampliamente de la “familia tipo” (madre y padre con hijos viviendo en la misma casa). Hay una disminución notable de casamientos, que da lugar a la convivencia sin compromiso alguno. La separación es un trámite, y así se enfatiza la falta de compromiso y la inestabilidad. En el cuento “Al abrigo”, al encontrar el diario íntimo el protagonista siente que pierde todo lo que tiene al comprender que lo oculto puede estar en cualquier lado. Se siente frustrado al percibir que de un día para otro puede perder todo lo que tiene. Aquí se refleja el oscilación en las relaciones. No asumir responsabilidades es una característica resaltante en los vínculos, viéndose esto reflejado por ejemplo en las parejas que deciden no casarse para no involucrar temas legales o no tener hijos. También aparecen como manifestación de la “libertad” que aparece en la posmodernidad el incremento de los divorcios o las uniones gay.

Los rasgos característicos de la posmodernidad se ven reflejados en la invasión tecnológica. En el cuento “La intrusa”, Pedro Orgambide personaliza una computadora para reflejar el despido de un empleado al ser reemplazado por la misma. Así es como la tecnología se insertó en nuestras vidas de forma tal que no se podría vivir sin ella. Las bases de datos de las empresas, la contabilidad y todo aquello necesario para llevar adelante a la misma depende de la tecnología para su correcto funcionamiento. Y no sólo eso, muchas relaciones se mantienen virtualmente, facilitando la comunicación en muchos casos: amigos, novios, familiares. Pero a la vez, en muchos casos se disminuyó. La televisión reemplazó la charla a la hora de la cena, el chat reemplazó encuentros en casas o salidas de amigos. En este sentido, la tecnología fomenta el individualismo y en el sentido laboral no se depende tanto de los recursos humanos. En la era posmoderna encontramos, entonces, un quiebre en las relaciones, un deseo de vivir el presente y no pensar en el futuro, de ahí la inestabilidad, y el individualismo frente a, también, la pérdida de la personalidad individual.

CITAS:
# SARLO, Beatriz: Escenas de la vida posmoderna, Ariel, 1994.

.

Mas razones

Vos tenés que saber que pienso en vos cada segundo de mis días y no paro de imaginarme mi vida al lado tuyo. Así, como ahora. Feliz.

.

4.4.10

La intrusa


de Pedro Orgambide

Ella tuvo la culpa, señor Juez. Hasta entonces, hasta el día que llegó, nadie se quejó de mi conducta. Puedo decirlo con la frente bien alta. Yo era el primero en llegar a la oficina y el último en irme. Mi escritorio era el más limpio de todos. Jamás me olvidé de cubrir la máquina de calcular, por ejemplo, o de planchar con mis propias manos el papel carbónico.

El año pasado, sin ir muy lejos, recibí una medalla del mismo gerente. En cuanto a ésa, me pareció sospechosa desde el primer momento. Vino con tantas ínfulas a la oficina. Además ¡qué exageración! recibirla con un discurso, como si fuera una princesa. Yo seguí trabajando como si nada pasara. Los otros se deshacían en elogios. Alguno deslumbrado, se atrevía a rozarla con la mano. ¿Cree usted que yo me inmuté por eso, Señor Juez? No. Tengo mis principios y no los voy a cambiar de un día para el otro. Pero hay cosas que colman la medida. La intrusa, poco a poco, me fue invadiendo. Comencé a perder el apetito. Mi mujer me compró un tónico, pero sin resultado. ¡Si hasta se me caía el pelo, señor, y soñaba con ella! Todo lo soporté, todo. Menos lo de ayer. "González - me dijo el Gerente - lamento decirle que la empresa ha decidido prescindir de sus servicios". Veinte años, Señor Juez, veinte años tirados a la basura. Supe que ella fue con la alcahuetería. Y yo, que nunca dije una mala palabra, la insulté. Sí, confieso que la insulté, señor Juez, y que le pegué con todas mis fuerzas. Fui yo quien le dio con el fierro. Le gritaba y estaba como loco. Ella tuvo la culpa. Arruinó mi carrera , la vida de un hombre honrado, señor. Me perdí por una extranjera, por una miserable computadora, por un pedazo de lata, como quien dice.

.

3.4.10

Fuera de contexto

Pasé de una relación en la que fue todo rápido - ponerme de novia la segunda vez que salíamos, conocer familias, entrar en las respectivas casas, y todo lo que implica un noviazgo - a un estado que no tiene palabras concretas para definirlo, pero yo diría que es algo parecido, solo sin involucrar al resto, sin que importen amigos, familia, o quien sea que se entere.
Esto no significa que ando por la vida escondiéndome, pero tampoco mostrándome. La situación se va dando a conocer por sí sola, con el correr de los días. Pero no se oficializa, aunque sí. No es serio, aunque sí. No se conoce a las familias, aunque ellas - o por lo menos la mía - saben de la existencia de la otra persona.
Y descubrí que así soy capaz de valorar en serio. De querer en serio, sin importar qué piense el resto. Descubrí que las cosas son mejores si se hacen más tranquilas, sin apuros, sintiendo cada momento, disfrutando cada segundo al existir la incertidumbre del próximo encuentro. Con ganas siempre de más. Y con la certeza de que lo que siento es real, y no lo siento por la situación - ya que la situación en sí no existe, no existe un contexto que acompañe el "supuesto" sentimiento en tal caso -, sino que lo siento con el corazón.

.

1.4.10

¿Por qué?

Porque me llenás el corazón de algo que no se puede explicar con palabras.

.

Mentir

La mentira es algo que realmente no tolero, así como la falsedad. Pero a la vez, no puedo evitar sentirme falsa diciéndolo. Es cuestión de no soportar algo de lo que a la vez, es inevitable abstenerse. Al decir "yo no miento", estaría mintiendo.

.

30.3.10

Se ha unido a Facebook

...Took ¿Qué tipo de mascota eres? quiz and the result is Gato. Click here to compare your results or try other quizzes.



... y LB son ahora amigas. ·
Agregar a mis amigos
20 historias similares más


FLORA QUE ENFERMA QUE SOS.

La diferencia entre ser "vivo" o "boludo"

Creo que ha llegado la hora de sustituir la palabra "BOLUDO" por la que denota su verdadero significado... -según la aplicación que le damos los Argentinos-.

"BOLUDO", como concepto estricto, equivale a "TONTO, "ESTÚPIDO", o "NEGLIGENTE".

¿Nos calificaríamos así nosotros mismos? Por supuesto que no... ¡¡¡Qué vivos que somos los argentinos...!!!

Los vivos del matrimonio presidencial hacen alianzas con el dictador venezolano, Hugo Chávez, quedando ante en el mundo solos, junto a Bolivia, Irán, y Cuba... (Que joyitas...!!!).

Mientras tanto, el "boludo" de Lula da Silva se reúne con Obama y los líderes del mundo y Brasil se trasforma en el principal aliado económico de E.E.U.U. En Sudamérica. Hasta el "boludo" del presidente uruguayo se libera de las ataduras del MERCOSUR, y abrió su comercio hacia los Estados Unidos de Norteamérica.

Por su lado, la "viva" de nuestra Presidente "K" da conferencias en Ecuador y Venezuela, hacia donde viaja con los gastos pagos por todos los vivos argentinos. Por otro lado, hace unos meses, la "boluda" de la Presidente de Chile fue invitada y dio una conferencia conjunta con el ex presidente de Francia Jacques Chirac (¿otro "boludo"...?).

Nosotros los "vivos" argentinos éramos el primer país exportador de carne del mundo, y la carne de los "boludos" brasileros era un asco.
Hoy, los "boludos" brasileros son los primeros exportadores del mundo, y los "boludos" australianos los segundos. El "vivo" de nuestro ex Presidente prohibió la exportación de carne argentina, generando así una disminución tremenda en la producción de cabezas de ganado, lo que tardará años en normalizarse.
Los "boludos" uruguayos aprovecharon la coyuntura y hoy exportan más que nosotros.

Hace unos años, nosotros los "vivos" argentinos teníamos una compañía aérea importantísima y los "boludos" chilenos una chiquitita… Hoy, los "boludos" chilenos siguen teniendo la empresa LAN , que se convirtió en una de las más importantes de América, y sus rutas aéreas poco a poco fueron reemplazando a la mayoría de las que tenían las empresas Argentinas (cada vez con menos aviones).

Hace unos años, los "vivos" argentinos teníamos a YPF, y a los "boludos" brasileros no los dejábamos entrar ni con una lata de aceite Petrobras. Hoy, los "boludos" de los brasileros tienen estaciones de servicio Petrobras por toda la Argentina, y el resto de América...

El "vivo" del ex Presidente K en lugar de generar políticas de crecimiento, nos distrajo utilizando su tiempo de gobierno en revivir ODIOS y VENGANZAS hacia las fuerzas militares y de seguridad, desarticulándolas hasta dejarlas reducidas a su más mínima esencia, ya consideradas actualmente inoperables, mientras que al mismo tiempo reivindicó en todo momento el accionar de los subversivos que años atrás sembraron el terror en nuestro pueblo…

La "boluda" de la presidenta de Chile (siendo hija de un activista muerto por las fuerzas militares), en su primer discurso dijo que "apoyaba a los carabineros, porque eran su ejercito, y un país no puede prescindir de ellos, debiendo crecer mirando hacia delante, y no hacia atrás". Y denuncio el caso de desaparecidos truchos, que están vivos exigiendo justicia.

Los "boludos" uruguayos imitaron a los chilenos, y hoy ambos países ya pacificados van creciendo hacia un futuro promisorio..... Mientras que los "vivos" argentinos, gracias a poca lucidez, y sed de venganza del ex primer mandatario, seguimos revolviendo mierda, y mirando para atrás.
La inseguridad jurídica que hay en los Tribunales de los "vivos" argentinos generó tanta desconfianza que hoy ningún empresario extranjero se anima a invertir capitales en este país, mientras que los que tenían invertido algún dinero acá, antes de terminar con sus empresas ocupadas por "piketeros", o expoliadas por impuestos confiscativos, las van trasladando hacia los países limítrofes de los "boludos" uruguayos, chilenos y brasileros, en donde crecen y le dan trabajo a la gente.

Yo me pregunto... ¿NINGUN "VIVO" ARGENTINO REACCIONA....?

¿No será que en realidad los verdaderos "boludos" somos los "vivos" argentinos...?

Si te sentís un "VERDADERO VIVO", tenés que mantener presente el famoso concepto que dice más o menos así... "LOS PUEBLOS TIENEN LOS GOBIERNOS QUE SE MERECEN...."

Nuestro ex presidente (el Dr. "K"), repite a cada instante que "debemos tener memoria en el momento de votar..."

Por eso mismo, RECORDA todo esto al momento de votar...

Si te gusta seguir haciendo el papel de "BOLUDO", tenés la opción de seguir votando a la banda del Frente para la Vergüenza, para que siga la dinastía "K"... Si querés terminar con toda esta porquería... VOTA OTRA COSA...

Digamos basta de una buena vez.
Hagámonos oír no con violencia pero sí con firmeza…
Tengamos memoria…
No tengamos miedo.
El miedo paraliza y eso es lo que los KK y toda su mafia pretenden P A R A L I Z A R N O S.

No soporto

No soporto levantarme temprano
No soporto dormir poco
No soporto entrenar con Castillo
No soporto hacer banco
No soporto los pies
No soporto acostarme sin que nadie me diga buenas noches
No soporto estar con mucha gente al mismo tiempo
No soporto no tener tiempo para mi
No soporto que la UADE haya puesto finales obligatorios
No soporto que Barbie no quiera salir porque no tiene qué ponerse
No soporto que a JP no le guste el mate
No soporto que me imiten
No soporto que Barbie sea tan enferma con los pibes
No soporto que mi hermana me trate mal
No soporto que me digan: "Cuando te veo te cuento"
No soporto a mamá insoportable
No soporto que a JP no le interese
No soporto el tema "te amo" de Alexander Acha
No soporto que no me presten el auto
No soporto no tener 18
No soporto que nada tenga que ver
No soporto que no me presten atención
No soporto que a mamá no le gusten las Pastillas
No soporto que me mientan
No soporto que no me contesten los mensajes
No soporto que la gente piense nada mas en ella
No soporto tener que subir la escalera a las 7am para ir al laboratorio
No soporto que me hablen mucho a la mañana
No soporto que mamá pregunte todo
No soporto que se acabe el agua del dispenser
No soporto la grasa en mi cuerpo
No soporto mi pelo insoportable con humedad
No soporto el caloooooor
No soporto que no le pongan huevo a la defensa
No soporto las computadoras lentas
No soporto no tener internet en mi casa
No soporto estar incomunicada
No soporto los días largos del colegio
No soporto comer carne muchos días seguidos
No soporto que Barbie quiera a Emo
No soporto a Emo
No soporto la oscuridad
No soporto tenerle miedo a la oscuridad
No soporto estar mucho tiempo sin hacer deporte
No soporto dormir poco
No soporto ser tan enamoradiza
No soporto no tener música para escuchar
No soporto los champignones
No soporto no tener batería en el celular
No soporto no poder ir a la cancha
No soporto llevarme mal con la gente
No soporto que no me quieran
No soporto caer mal
No soporto pelearme con mi hermana
No soporto llorar por todo
No soporto que a JP no le gusten las uñas rojas
No soporto el te amo rápido
No soporto que a los hombres no les guste el fútbol
No soporto que la gente no salte en los recitales movidos
No soporto la gente con doble personalidad (o triple, o cuadruple...)
No soporto cuando se habla y no se concreta
No soporto no saber la letra de una canción en un recital
No soporto olvidarme las llaves
No soporto los errores ortográficos
No soporto la política
No soporto la delincuencia
No soporto la inseguridad
No soporto la inestabilidad económica
No soporto perder
No soporto no tener plata
No soporto cuando me tiran abajo
No soporto la gente con baja autoestima
No soporto la falta de confianza en uno mismo
No soporto usar la palabra nunca
No soporto la cumbia villera
No soporto estar infumable
No soporto hacer las cosas mal
No soporto sentir que se menos que otro
No soporto que hablen de algo que no entiendo nada
No soporto lo cursi excesivo
No soporto la falsedad
No soporto cuando se pretende ser algo que no se es
No soporto las cosas inconcretas
No soporto a River
No soporto a Boca
No soporto el hablar mal
No soporto estar sin hacer nada
No soporto querer abrazarlo y no tenerlo acá

Glorias y Matadeeeeero, ES UNA FIESTA!

Siempre está Rochi ladrando a muchachos,
siempre está Vicky contando historietas,
siempre está Mica que muestra las cachas,
siempre está Noe que muestra las tetas.

Siempre está Lauri jugando de ocho,
siempre está Alexa con los pibes rochos,
siempre esta Anto con ropa muy cara,
Laurita y Flora le dieron a jotaa.
Siempre esta poli, maldita cumbiancheraa.
Siempre esta Sol que saca su pañueelo.

Glooorias y Matadeero es una fiestaa, Gloriaas y Matadeeros
Glooorias y Matadeero es una fiestaa, Gloriaas y Matadeeros

Siempre está Solsi que nunca hace nada,
siempre está Miri haciendo cagadas,
siempre está Luchi que me hace reir mucho,
ay por Dios como la extraño a Maiia,
siempre está Anita cara de borracha,
siempre está Geral mintiendo un cacho,
siempre está Flora una loca de mierda,
pobrecita Barbie le faltan las piernasss

Dicen que hay muchas bandas en La Argentina
Yo conozco dos y por ellas doy la vida...
Porque ellas son:
Glooorias y Matadeero es una fiestaa, Gloriaas y Matadeeros
Glooorias y Matadeero es una fiestaa, Gloriaas y Matadeeros!
Me indigna quererte tanto y que no me digas qué te pasa.

29.3.10

VErdades azuladas

¿Los amigos? Pueden desaparecer de un día para otro.
¿La familia? Se quiebra muchas veces: la plata mueve montañas, dicen.
¿Dios?...¿Existe?
¿El dinero? Hay muchas cosas que el dinero no puede comprar...
¿El país? Inestable.
¿El amor? Siempre hay uno que quiere más.

¿Vélez Sársfield? ¡Para toda la vida!

23.3.10

Memoria

A veces me pongo a pensar en muchas cosas. Mis pensamientos se disparan hasta determinadas conclusiones de las cuales no puedo estar segura y me atacan de forma intermitente. Tengo un problema, o no se si es un problema. Estoy pensando todo el tiempo. Estoy en la clase de lengua y estoy, además de escuchando a la profesora, pensando en otra cosa que me acordé por alguna palabra mencionada en ese momento. Pienso y pienso y pienso, y no paro. Estoy hablando con una amiga, y me está contando algo que realmente me interesa. Y a veces siento que no es posible que mi atención se mantenga al 100%. Y repito, el motivo no es la falta de interés. Creo que es momento de bajar un poco las revoluciones. Bajar un cambio, como me dice papá. Porque es muy probable que mi falta de memoria a corto plazo (y a largo quizás también, ya no se qué olvido y qué recuerdo) sea por eso.
Creo también que al escuchar todo el tiempo: ''Florencia, ¡no tenés memoria!'', me estoy atribuyendo un permiso especial para olvidar. Sería como una aceptación por parte de los míos hacia mi falta de recuerdos. (Aunque algunos tengo, eh!)

Lo que nunca voy a olvidar, es el hermoso momento que estoy viviendo ahora. No puedo quejarme, tengo una familia hermosa, una amiga que está en todas, y un chico que es divino (y vale la aclaración que no es el mismo divino con el que Barbie define a Emo).


Entrada modificada el 01/04/10
.

¿Cuánto dura un beso?

Del blog Living, que descubrí recientemente, un buen hallazgo. Gracias Mrs. R.

"Es difícil medirlo en segundos. Mucho menos en minutos porque... al besar los segundos se vuelven minutos y los minutos horas. Pierdes la conexión con el tiempo y recuerdas que, como decía Einstein, el tiempo es una variable "relativa".
¿Cuánto tiempo es mucho para un beso? Ninguno.
¿Cuánto tiempo es poco para un beso? Cualquiera.
Un beso puede medirse como el clima: por temperatura, por humedad... pero no por la hora. En general poco importa a que hora empezó a llover y a que hora terminó, sino cuánto llovió.
¿Cuánto tiempo dura un beso?
Un beso dura solo una noche. Pero también puede durar toda lavida. Los primeros, vienen envasados al vacío. Los segundos, vienen envasados "al lleno" (de recuerdos, emociones, sensaciones, ganas, impulsos, temblores, suspiros, dudas y certezas).
Los besos al vacío duran una noche. Duran lo que dura la oscuridad que los cobija, la noche que les sirve de excusa y de morada. Pero nada más. Son besos que se desvanecen por la mañana, y que su sabor acaba por diluirse de los labios... al lavarse los dientes, y antes del desayuno ya no están más.
Pero los otros, los que traen montones de recuerdos y sensaciones en su etiqueta, esos no tienen fecha de caducidad. Son besos para toda la vida. Porque un beso es ante todo un recuerdo, cuyo valor está en las sensaciones que rememora... en la dulzura que vuelve a los labios al evocarlo... en el escalofrío que te recorre la espalda al pensar en lo que fue un temblor en las piernas, en las manos, en el pecho. Y esos recuerdos solo tienen valor para quien los atesora... y mueren junto con él.
Entonces, ¿cuánto tiempo dura un beso?
Un beso verdadero dura toda la vida y de los otros... no vale la pena hablar.
Ojalá puedas guardarlos para siempre. Ojalá el tiempo demuestre que no estaban envasado al vacío."

21.3.10

¿Por qué?

Porque te vi brillando con el micrófono y la gorrita que tanto me gusta como te queda, y pensé: ¡Qué lindo!
Porque me transmitís paz.
Porque "Cuando estoy con vos, no necesito nada".
Porque Cristiano es el mejor jugador del mundo.
Porque me tratás de una forma que nadie lo hizo nunca.
Porque me hacés reír. Mucho.
Porque no te interesa.
Porque tenés una paciencia admirable y envidiable.
Porque sos sincero.
Porque Felipao es tu debilidad.
Porque sos divino.
Porque para mí estás siempre.
Porque sos demasiado lindo.
Porque me encanta escucharte diciendo boludeces.
Porque JUAAAAAN PABLOOO!
Porque me mata cuando me decís que me querés callar.
Porque todos los días sos mi deseo.
Porque cuando me abrazás siento que nada me puede hacer mal.
Porque tus besos son los más lindos del mundo.
Porque sos de esas personas que no pueden estar sin hacer nada. Y me encanta.
Porque VOS sos el lindo.
Porque mi sueño de cada noche es poder levantarme al lado tuyo.
Porque me encantás por todo eso.


(Y además, porque TE AMO.)

Contra viento y marea

Quiero tener 25 años y que nadie me rompa más las pelotas

17.3.10

¿Hacia dónde voy?

Toda mi vida fui de las que planean mucho el futuro. De las que se imaginan con un título, recibidas, casadas y viviendo en uno de los mejores barrios de Buenos Aires, con dos hermosos hijos y una familia verdaderamente feliz. Trabajando, ejerciendo la profesión a la cual previamente haya dedicado varios años de mi vida. Y siempre con un objetivo a futuro por el cual luchar, el cual alcanzar.

Una vez John Lennon dijo 'la vida es eso que pasa mientras planeamos el futuro'. Al pensar en la verdad que existe en la frase, un extraño sentimiento me invadía, combinando tristeza y nostalgia. Al tener una visión muy a futuro, cada vez que se me venían a la mente las palabras del miembro de 'Los Beatles' sentía que no vivía el hoy, dejaba el 'Carpe Diem' de lado para darle lugar a un pensamiento abstracto lleno de incertidumbres. Pasó un tiempo y escuché, como muchas veces, que mejor es mirar el lado positivo de las cosas. Con la diferencia que - sin ningún motivo que realmente hoy pueda explicar - esta vez me lo tomé más en serio. Diría que a partir de ahí hubo un cambio repentino, pero creo que esa afirmación sería irreal. Cambiar el modo de mirar las cosas no es algo facil, sino al contrario, bastante complejo. Y se necesita por sobre todo predisposición. En ese momento empecé a buscar un motivo por el cual levantarme, por el cual vivir la vida. E intenté también - sin éxito - disfrutar el momento actual. Pero no podía evitar pensar todo el tiempo en 'lo que viene'. Empecé también a darme cuenta de que hay muchas cosas positivas, y que siendo positivo uno mismo, transmite la felicidad a otro.

Hoy, en quinto año, sigo siendo igual que hace tiempo. Sigo planeando el futuro. Sigo teniendo ganas de estar YA en la Uade estudiando Ingeniería. Sigo teniendo ganas de casarme, tener mi casa, mis hijos, mi título y mi trabajo. También sigo pensando en un futuro más cercano, en las vacaciones que viene con amigas, en mi viaje a Bariloche - aunque no sea una de mis prioridades -, en hacer el ingreso en octubre así tengo el verano libre y en otras tantas cosas que me gustaría lograr. Pero, a diferencia de hace un tiempo, hoy soy capaz de darme cuenta que me levanto todos los días contenta por eso. Alegre, porque tengo algo por lo que luchar, tengo un objetivo. Y seguramente al alcanzarlos - no digo todos sino los que más pueda -, voy a proponerme otros. Y en ese momento, esos serán mis motivos por los que vivir.

16.3.10

No se si el tiempo es propio de nuestra conciencia

Y si es que el tiempo existe,

yo quiero COMPARTIRLO.

Si todo es una foto, yo quiero ESTAR

AL LADO TUYO quiero estar.




14.3.10

La perfección es eterna hoy

¿Quién tuvo la idea de perfección?
Dicen que cuando te enamorás no ves los defectos. Yo siempre veo los defectos, no se por qué. ¿Será porque nunca me enamoré? ¿Será porque cada vez que estaba enamorada no era amor hacia la otra persona en sí, sino sólo amor a la situación, a compartir? O quizás sea solo porque los defectos uno los puede ver. Es así, nadie es perfecto. Pero los defectos hoy, parecen no importarme mucho. Debo decir, que estoy BIEN. Tranquila. Feliz. Compartiendo.

13.3.10

Vuelta de tuerca

Hay veces que uno quiere borrar cosas para empezar de nuevo. Hay veces que uno quiere cambiar el rumbo de las cosas. El rumbo del blog va a cambiar. El motivo del blog va a cambiar. Los lectores del blog pueden llegar a variar. Llegó un punto que no leí más, me perdí en las historias de cada uno de ustedes. Lo lamento en serio, fue triste cuando me dí cuenta que había llegado a ese extremo, el extremo de no me importa nadie, solo yo. Porque cada uno me llenó de alegría en miles de momentos en que realmente leer un "tranquila, Pupi" llenaba mi corazón. Y eso es algo que no cambió, y algo incluido en las pocas cosas que no cambiaron. Por eso les digo gracias. Por eso los invito a seguir aconsejándome, y sino, solo a leerme.

Les cuento, así rapidito, que mañana rindo First, o sea, en unas horas rindo First... y estoy acá. Después de tener semanas para venir y no hacerlo. Qué locura, pero esa locura es la que hace a la vida más interesante y menos monótona, ¿No creen?

2.2.10

LIVERPOOL!



En este barrio vivo ahora. Hasta el 20 de febrero. Liverpool, en Inglaterra. Hermosa casa, mamá divina, con lindos hijos. Mejor, imposible!
Después, Londres.

27.1.10

Liniers-Morón

Ya está, boludeces no.